Bibliotecas del tercer mundo

La lectura nos vuelve a todos peregrinos:

nos aleja del hogar, pero lo más importante,

nos da posada en todas partes.

Hazel Rochman

La lectura, en efecto nos enseña y guía, pero las bibliotecas de Puebla son otro boleto, definitivamente el concepto “hogar” le queda muy grande a las bibliotecas de nuestra entidad.

Mi padre solía repetirme las sabias palabras del buen Benjamin Franklin, “Vacía tu bolsillo en tu mente, y tu mente llenará tu bolsillo”. Y es que no hay herramienta más valiosa para llegar al éxito profesional que la lectura y la educación. Tengo la impresión de que los gobernantes en este país saben perfectamente la importancia de la Cultura en el progreso de México, sin embargo también es evidente que no estamos apostando lo suficiente por ella.

Se entiende por Biblioteca Pública (BP), a todo establecimiento que cuenta con un acervo superior a los 500 títulos, catalogados y clasificados, que además esté al servicio de la población de forma gratuita ayudándola a adquirir, transmitir, acrecentar y conservar el conocimiento en todas las ramas del saber, según lo señala la Ley General de Bibliotecas. Y aquí empieza la disertación, pues según los datos de la Secretaria de Cultura, Puebla es el 2° lugar a nivel nacional en número de BP pero éste dato despierta ciertas dudas, aunque en la lista de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas están registradas 559 bibliotecas en Puebla, 38 de las cuales se ubican en la ciudad capital; sin embargo también se contabilizaron algunas bibliotecas amateurs, de museos (inaccesibles) o incluso de asociaciones civiles (de acceso exclusivo).

La mayoría de BP en nuestro Estado están mal atendidas y funcionan como bibliotecas escolares; no se encuentran a cargo de expertos ni están organizadas profesionalmente. Hace un par de meses entró en vigor la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, con el objetivo de hacer que el Libro sea accesible, en igualdad de condiciones en todo el territorio nacional, y de estimular la capacitación de los bibliotecarios. Ésta Ley repite en varios de sus artículos los buenos deseos de la Ley que promulgó Miguel de la Madrid en los 80’s; y es que aquello de garantizar la existencia de materiales escritos que respondan a los intereses de los usuarios de las BP, y lo de crear espacios que promuevan la formación de usuarios plenos de la cultura escrita, sigue estando, por decir menos, pendiente.

Verá querido lector, a pesar de los lineamientos legales, de la infraestructura burocrática y de los discursos políticos, la verdadera situación de las BP, es deplorable. No existe un compromiso serio y puntual de las autoridades responsables, que para el caso, son la Secretaría de Educación Pública, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Gobierno del Estado y por supuesto la Dirección de Literatura de Puebla. 

Si, en ésta última dependencia hay un organigrama completísimo, pero los funcionarios que tienen en sus manos los destinos de las BP se notan insuficientemente capacitados y no se percatan de la repercusión tan trascendental de su labor; los trabajadores que están en contacto con el público se ven desganados y raramente son amables. A todo esto falta agregar que es un show obtener una credencial que permita solicitar préstamos de libros, las trabas son muchas pero finalmente inscribirse a una BP es un recurso necesario cuando se es amante de los libros y de cartera restringida.

La Secretaria de Cultura del Estado se jacta de contar con videotecas, con módulo de servicios digitales y con programación digital de la bibliografía, lo cual es una burla pues se cuenta con  un pobre número de videos y la famosa sistematización de la bibliografía nunca se culminó. Tampoco se ha llevado a cabo la adquisición constante de libros de interés, contemporáneos, ¡modernos! pues al Gobierno le parece más provechoso gastar en la reparación de baches que en cultura; y no digo que no se necesiten vialidades dignas pero también es de prioridad urgente impulsar la lectura.

Se debe promover la modernización y expansión de la Red Estatal de Bibliotecas porque corremos el riesgo de convertir a Puebla en una tierra fría, porque donde no hay libros ni amor por las letras, son más frecuentes las injusticias, es más común la pobreza, hace un frío de cataclismo, como diría Elena Walsh, se vuelve un páramo de amnesia.

 

Biblioteca Pública Central Estatal Lic. Miguel de la Madrid Hurtado

Blvd. 5 de Mayo y 14 Oriente Ex Templo de San Francisco

CP 72000, Puebla, Puebla

 

Biblioteca Pública del Estado

Calle 4 Norte 203 Altos. Centro

CP 72000, Puebla, Puebla

 

Biblioteca Pública Municipal Lic. César Garibay G.

Gobierno Municipal

Av. Reforma 1305 (Centro Cultural Poblano)

CP 72000, Puebla, Puebla

Tels. (222) 232 26 62

Por: Yetel  Vázquez Martínez

Past President 07-08 * Club Rotaract Puebla de los Ángeles * Dto. 4180 México 

~ por angymon82 en septiembre 25, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: