SOBRE LOS COMITES

¿Cómo nació las cuatro avenidas de servicio?

 

Fuente: Elliot McCleary, asistente de redacción de THE ROTARIAN, redactor de EL MUNDO DE ROTARY. Revista Rotaria en Español, mayo/junio de 1980.

 

Avenida de Servicio en el Club

Avenida de Servicio en la Ocupación

Avenida de Servicio en la Comunidad 

Avenida de Servicio Internacional

 

Avenida “A”

Avenida de Servicio en el Club

            Comenzó con la fundación de Rotary; todo Club necesita un Presidente, un Secretario, un Tesorero para administrar el dinero y se encarga de los programas internos. Al fundarse el Club de Chicago automáticamente quedó en funciones la avenida de servicio al Club.  

 

Avenida “B”

Avenida de Servicio en la ocupación

            Esta Avenida nació con la idea de servicio original; con la idea de formar un club con socios de clasificaciones distintas para no crear competencia. El Servicio en la Ocupación, que le llaman la Segunda Avenida, debería ser la primera. Es el origen de Rotary. Hoy es Avenida de Servicio a travéz de la Ocupación.

 

Avenida “C”

Avenida de Servicio en la Comunidad

            Los fundadores del primer Club Rotario fueron cuatro; muchas veces se ha preguntado: ¿Quién fue el quinto? El quinto socio del primer Club Rotario se llamaba Harry Ruggles de profesión impresor. Un día llegó a la reunión semanal, pidió la palabra al Presidente y expresó que al médico que atiende en su barrio en las afueras de Chicago le habían robado su caballo – su único medio de locomoción para atender a sus pacientes – y que, como no disponía de dinero para comprar otro caballo, le resultaba casi imposible acudir a los llamados para atender a los enfermos. Otro socio le respondió: tú traes un problema, ahora cuéntanos cual es la solución; el rotario Ruggles respondió: les propongo que pongamos un poco de dinero cada uno de nosotros para comprarle al joven médico otro caballo y así demostraremos que pertenecemos a un verdadero club de servicio a los demás. Por unanimidad se aprobó, todo pusieron dinero, se compró un nuevo caballo y se le entregó al médico para que pudiese continuar con tu servicio médico en esa barriada de Chicago. Esto dio pie para que los primeros rotarios observaran en su ciudad de Chicago otras necesidades y se dieron cuenta que la Ciudad no tenía BAÑOS PÚBLICOS. Se reunieron con el Alcalde de Chicago y le propusieron construir BAÑOS PÚBLICOS. La Municipalidad de Chicago aceptó el ofrecimiento del Rotary Club de Chicago y fue el PRIMER PROYECTO ORGANIZADO EN LA HISTORIA DE ROTARY CONSTRUYENDO LOS BAÑOS PÚBLICOS DE LA CIUDAD DE CHICAGO. Su costo fue de 20.000 dólares. Tuvieron tremenda oposición en la construcción por parte de los dueños de bares y confiterías de la Ciudad por cuanto éstos ofrecían ese servicio de baños a sus clientes que consumían cerveza, café y licores. Finalmente Rotary ganó la batalla apoyado y con ayuda de otras organizaciones cívicas.

 

Avenida “D”

Avenida de Servicio Internacional

            Este servicio nació como consecuencia de la PRIMERA GUERRA MUNDIAL de 1914. Al año de su comienzo, los Clubes Rotarios de Europa pidieron ayuda a los Clubes Rotarios de Estados Unidos para ayudar a UN MILLON DE NIÑOS HUERFANOS como consecuencia de la guerra. Los clubes de EEUU se unieron enviando alimentos, medicamentos, ropas y dinero para socorrer a los niños afectados por la guerra. Nació así esta Avenida de Servicio y continuó con la formación de Comités Interpaíses de rotarios que comenzaron con numerosos

intercambios a través de fronteras internacionales, enviando oradores, estudiantes y delegaciones de rotarios, prácticas que aún hoy – 2002- continúan. Rotary organizó conferencias para aliviar los problemas entre prisioneros de guerra en Bolivia y Paraguay y resolvió una disputa de derechos pesqueros entre Islandia, Inglaterra y Escocia. En la lamentable disputa entre israelíes y palestinos, silenciosamente, rotarios de países como Egipto e Israel realizan reuniones de Clubes en ambos países para hablar sobre la paz. Así nació esta Avenida y así continúa trabajando muchas veces en silencio.  

 _____________________________

 

Un Club Eficaz

Autor: Federico Compean

 

¿Qué es un Club Eficaz?

Un Club Eficaz es aquel Club al que todos quieren pertenecer. Es un Club equilibrado, trabajador, eficiente, que cumple con su objetivo, que se mantiene en crecimiento, que mantiene a sus socios interesados y que en consecuencia, no tiene problemas de aumento del número de socios, que participa no solo a nivel local, sino a nivel regional e internacional.

 

¿Cómo hacemos para tener un Club Eficaz?

De igual manera que en nuestras empresas tenemos que poner atención a TODOS los aspectos de la misma y mantenerla equilibrada para su buen funcionamiento, nuestro Club NECESITA de lo mismo. No podemos en nuestros negocios dedicarnos exclusivamente a su financiamiento o a sus ventas o a su producción o a sus compras. Tenemos que prestarle atención a TODO, de la misma manera que lo tenemos que hacer con nuestro Club.

 

¿Características de un Club Eficaz?

Podríamos aquí hacer una lista de buen tamaño de las características de un Club Eficaz, pero las podemos resumir en cuatro.

 

Es un Club Eficaz aquel que:

1.- Mantiene a sus socios y aumenta su número.

2.- Implementa proyectos de servicio que satisfacen las necesidades o carencias en su comunidad y la comunidad mundial.

3.- Apoya a nuestra Fundación Rotaria mediante contribuciones económicas y utilizando sus recursos y programas.

4.- Capacita a sus socios para servir a nuestra institución más allá del ámbito del Club.

 

Y esto es muy fácil verlo.

 

1.- Si no estamos reteniendo a nuestros socios, algo está fallando en nuestro Club. Algo NO le estamos dando a nuestros compañeros, que se nos están saliendo. Si nuestro Club no es de la calidad suficiente, si no es del precio adecuado, si no tiene calidad el cuadro social, si no tenemos programas interesantes, buenos líderes, agradable ambiente, etc., poca gente o ninguna va a querer acompañarnos. Tenemos que considerar al Club como una mercancía. ¿Estaríamos nosotros dispuestos a comprarla? ¿Estaríamos dispuestos a ingresar nuevamente a nuestro Club?

2.- Si no estamos realizando proyectos de servicio en nuestra comunidad y la comunidad internacional, entonces ¿Qué carambas estamos haciendo? ¿A qué les decimos a los socios en prospecto que los estamos invitando? ¿Cuál es el objetivo? ¿No será por esto que estamos perdiendo socios?

3.- Si no contribuimos a La Fundación Rotaria, ésta de nada sirve y eventualmente se morirá. Todos decimos que estamos muy fregados, que nuestras economías no están para andar regalando dinero y nunca nos ponemos a pensar que hay personas MUCHO mas fregadas que nosotros, que necesitan de nosotros y que nos están esperando, porque por más amolados que en realidad estemos, somos aún de la muy, muy pequeña minoría que tiene comida en su refrigerador, techo en su casa, zapatos que calzar, coche en que trasladarnos, trabajo en donde producir, etc.

Pero de la misma manera sería obsoleta nuestra Fundación si no utilizamos sus programas. Para eso son, para eso fue creada la Fundación. ¿Para que queremos una Fundación llena de dinero si no lo utilizamos?

4.- ¿Uds. creen que nos serviría de mucho, ser un Club sensacional si no generamos liderazgo que vaya y explique como hemos hecho para llegar a ser el mejor Club del Distrito, de la zona o del mundo? Si no generamos liderazgo que vaya y sirva más allá del ámbito del Club, es que no somos tan buenos como decimos, o solo somos un Clubecito sensacional, pero sin trascendencia ninguna. Mi Papa tiene un dicho (y todos los Papas y los dichos son sabios) que dice: “Quien mucho sabe y no sabe hacer saber que sabe, es como si nada supiese”. Si no compartimos, ¿De que sirve lo que tengamos?

 

___________________________________________________

 

 

El trabajo de “el otro”

 

Autor: Jorge Oscar Liberti

 

En alguna oportunidad, nos hemos referido como tema editorial, al respeto en general.- En otro momento, hemos dado una charla a nuestra Rueda de Becados referida al respeto por nuestro propio trabajo.-

Hoy nos referiremos al respeto que le debemos al trabajo de “el otro”.-

Es nuestra obligación suponer que nuestro prójimo respeta su propio trabajo y que por lo tanto, un trabajo realizado con respeto, se transforma en un acto de amor.- No tenemos derecho a pensar que “el otro”  realiza su trabajo sin respeto .-

Hay un montón de cosas, que están implícitas en toda tarea, al margen del mayor o menor talento que cada uno de nosotros posea para lo que se está realizando.- Trataremos de enumerar algunas de ellas.-

En primer lugar, está la voluntad de asumir el trabajo, lo hagamos por obligación o por gusto, a pesar del esfuerzo físico e intelectual que nos demande y que es el primer paso en el camino de la realización.-

Luego viene el aprovechamiento de nuestras capacidades, naturales recibidas de Dios, o adquiridas a través de la capacitación.- A estas capacidades debe agregarse en enriquecimiento que da la experiencia y que constituye otro aporte de parte del trabajador.-

Seguidamente está el respeto que quien realiza una tarea tiene por su propio trabajo y que es lo que permite encararlo con seriedad y responsabilidad sobre los resultados a obtener.-

En el caso especial de los trabajos voluntarios, debemos considerar el aporte que hace el trabajador de su tiempo, el que muchas veces es tomado del disponible para otras cosas de las que se priva por amor a su voluntariado.-

Otro tema lo constituyen “las circunstancias” del que está realizando la tarea y que tienen que ver con su estado de ánimo y los problemas personales que forman parte de su vida en ese momento, entre los que debe incluirse si la plena salud lo acompaña o no.-

La cuota de sacrificio personal que la tarea demande, en la medida que implique traslados a distintos lugares y horarios no corrientes en los que obligatoriamente deba ser realizada.-

El grado de satisfacción que recibe el trabajador cuando la tarea que está realizando no es para su propio beneficio sino que la hace para beneficiar a un tercero.-

Finalmente, para no excedernos en esta enumeración, consideremos la mayor o menor dosis de amor que el hombre pone en sus tareas a través de la satisfacción de su cumplimiento.-

En Rotary, tenemos innumerables oportunidades de ser testigos de muchas tareas de nuestros compañeros, bendecidas por el voluntariado que nos enriquece a cada uno .- Estas tareas rotarias, pueden ser mas o menos importantes y realizadas con mas o menos discreción, pero siempre deben ser respetadas por todos.-

Téngase en cuenta que no estamos hablando de manifestaciones de agradecimiento: simplemente estamos reclamando respeto para los trabajos de nuestros amigos en Rotary.- El que ha hecho un trabajo no reclama agradecimiento; solo reconocimiento por su esfuerzo.-

Creemos que practicando estos principios en todos los órdenes de nuestra vida,  estaremos siendo justos con quienes trabajan a nuestro lado y mejorando como personas.-

Mientras el editorialista escribía esto, escuchaba por la radio una canción extranjera que decía: “… si tu brillas, yo brillo junto a ti…” Todo un símbolo de lo que debería significar para nosotros, el trabajo de quienes nos rodean.- 

 

_________________________________

 

Por: Bethy Alvarado

Presidente Club Rotaract Chilpancingo de los Bravos

~ por angymon82 en octubre 6, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: