7 ‘armas’ para enfrentar al reclutador

El lenguaje corporal, una buena imagen y psicología son las armas para â??encantarâ?? al empleador.

Arma 1: la imagen

Es importante que cuides tu imagen. Evita ir desarreglado o con ropa informal. Si eres mujer debes cuidar el peinado: nada muy â??sofisticadoâ? o que llame demasiado la atención, y usar, de preferencia, un traje sastre en colores claros.

No uses adornos muy ostentosos o pintura en tonos muy fuertes y deja el vestido y las zapatillas muy altas para un coctel.

En el caso de los hombres, es recomendable usar un traje oscuro (azul, gris o negro) con camisa blanca y una corbata seria.

El objetivo es mostrar una imagen profesional, pero no significa que no puedas conservar tu estilo.

Lo que importa es causar una gran primera impresión y evitar distracciones con el reclutador.

Arma 2: sonríe

 

El único responsable de crear empatía con el entrevistador eres tú, por lo que la mejor recomendación es sonreír. Empieza desde que ingreses saludando a la recepcionista e intenta crear una atmósfera relajada a tu alrededor.

Otra arma interesante es agradecer que el reclutador se interese en tu perfil. No es necesario que seas lambiscón, sólo dile que para ti es una buena oportunidad.

Reforzar tu interés en el puesto, sin ser demasiado insistente es fundamental.

Arma 3: usa sus palabras clave

 

Escuchar y resumir la reunión usando las palabras que empleó el reclutador es síntoma de que escuchaste con atención y ayuda a crear sintonía.

¿Cómo distinguir las palabras claves? Es fácil, presta atención, ya que él las subrayará con la voz, y quizás también las marque con un gesto. 

Escucha esas palabras, cómo expresa exactamente lo que quiere para “cubrir esa posiciónâ?. 

El resultado será que el reclutador percibirá que conoces la importancia de lo que comunica y demostrarás que lo escuchaste con atención. 

Arma 4: no hay ‘pero’ que valga

 

La palabra â??peroâ?? debe evitarse a toda costa en una entrevista laboral, ya que descalifica la frase que precede.

Una alternativa es cambiarla por “y”, ya que mantiene el vínculo y no cancela ni empaña la primera parte de lo que decimos. 

Por ello es fundamental utilizar siempre oraciones de manera positiva. En realidad las frases expresadas en negativo actúan como órdenes en un nivel inconsciente. 

Arma 5: míralo a los ojos

 

Es fundamental mirar a nuestro entrevistador no sólo para demostrarle interés mirándolo a los ojos sino también para poder leer en su cara y sus gestos cómo estamos desarrollando la entrevista. 

Como en un juego de póker, trata de descifrar el semblante de tu “contrincante” para sacar provecho de esa información. Esto además te servirá para darte cuenta si estás diciendo algo interesante o no, si se está aburriendo o si estás diciendo algo inconveniente.

Mirar a la otra persona y prestarle atención evita errores groseros como interrumpirla o terminarle las frases.

Arma 6: sondea terreno

 

Al finalizar la entrevista puedes buscar una conclusión a través de algunas preguntas sencillas.

Es importante que te sientas cómodo al hacerlas, por lo que todo dependerá de cómo te has comunicado con tu contraparte. Algunas cosas que puedas preguntar para saber tus probabilidades son:
1. En relación a los candidatos que han visto hasta ahora, ¿qué opinión tienen de mi perfil?
2. ¿En que lugar me ubicarían?
3. ¿Existe algún punto que nos detendría en el proceso?

Arma 7: evítalo

 

Las cosas que nunca debes hacer durante la entrevista:

·                          Un débil apretón de manos: esto sólo muestra timidez y desconfianza en uno mismo. Da un apretón fuerte sin ser rudo.

·                             Evitar el contacto visual: esto genera dudas en el reclutador a sentir que eres deshonesto, por lo que seguramente se preguntará: ¿Qué esta escondiendo?

·                             Cruzar los brazos: es una entrevista laboral, no un campo de batalla, por lo que no es necesario ponerse a la defensiva.

·                             Invadir el lugar del entrevistador: no es agradable invadir el espacio personal de los demás. Recuerda que quieres hablar con el entrevistador, no besarlo.

·                             Mirar insistentemente: sí, es importante mantener contacto visual, pero por nada del mundo debes escudriñar todo el tiempo haciendo sentir incómodo a tu interlocutor.

·                             Mover demasiado las manos: es bueno desarrollar ideas con las manos, pero no hacerlo todo el tiempo, ya que lo único que conseguirás es distraer al entrevistador.

 

Por: Tania M. Moreno

TTomado de: http://www.cnnexpansion.com/micarrera/5-armas-para-enfrentar-al-reclutador/arma-1-la-imagen

Por: Angélica Monserrat Flores Cruz Directora Fomento Profesional D-4180

~ por angymon82 en diciembre 30, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: