Los antecedentes del conflicto entre Palestina e Israel

Por: Yetel Vázquez Martínez

Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego.

Gandhi

La historia de Palestina es larga y compleja. Su situación geográfica, de corredor natural entre Asia y África y con salida al mar Mediterráneo, la convirtió en una zona estratégica, tanto para el comercio como para la política y para el intercambio cultural. Desde 1948 se dividió en dos estados: el judío (Israel) y el árabe (Palestina) que detonaron numerosas guerras y a su vez la ocupación de territorios árabes por el ejército israelí. El resultado final: un profundo rencor que se ha arraigado entre judíos y musulmanes a raíz de los agravios, matanzas, humillaciones, y engaños que se reclaman mutuamente.

Los judíos alegan que sus ancestros vivieron allí hace más de tres mil años, y aunque después se dispersaron por el mundo, sus raíces y su destino están en esa “tierra prometida” por Dios; los árabes musulmanes acusan que el estado judío fue una imposición de Occidente -y un acto de intervencionismo- sobre un territorio que conquistó el Islam desde el siglo VII d.C. La realidad es que actualmente judíos y musulmanes viven en el mismo territorio y tanto la Historia como el futuro de Palestina, le pertenece a ambos pueblos.

El pueblo hebreo

Los representantes más antiguos de los hebreos eran tribus de origen semita, que llegaron a Palestina desde el Este entre el siglo XX y el XIV a.C.  Por cuestiones de sequía debieron trasladarse a Egipto a la región del río Nilo en lo que se conoce como la primera diáspora. Los israelitas terminaron siendo esclavos en Egipto; fue entonces cuando Moisés recibió la señal divina de regresar a Canaán, la Tierra Prometida. En fin, que al ocupar el territorio de los cananeos, fundaron el reino de Israel y establecieron Jerusalén como su capital. Como todos los grandes imperios su destrucción empezó con divisiones internas; finalmente, los asirios destruyeron el reino de Israel y lo fusionaron con otras regiones de su imperio para construir la provincia de Samaria.

Subsiguientemente, los babilonios, dominaron a los asirios, devastaron el reino de Judá, destruyeron Jerusalén en el año 587 a.C. y deportaron a miles de judíos; ésta deportación constituyó la fase final de la dispersión de los judíos; a partir de entonces, la región de Palestina padeció el vasallaje de diversos imperios; vinieron los persas, los macedonios y griegos; después los egipcios y los sirios y finalmente los romanos (63 a.C.).  Cuando las legiones romanas destruyeron Jerusalén, se produjo la segunda Diáspora.

Los musulmanes en Palestina

El Islam surgió con el profeta Mahoma en el siglo VII d. El Islam se transformó en un poderoso imperio político, sus tropas junto con el Corán y la espada, conquistaron extensos territorios. Generaciones de árabes emigraban frecuentemente a la zona fértil de Palestina. En el 638, los musulmanes derrotaron a los bizantinos y se convirtieron en los nuevos gobernantes de Palestina.

En el 1009 el califa Al-Hakim dio órdenes de atacar la Iglesia del Santo Sepulcro, agresión detonante de las Cruzadas cristianas que mataron a miles de judíos y musulmanes; pero un siglo después, los musulmanes derrotarían a los cruzados y retomarían Jerusalén.

Los judíos regresan a la “tierra prometida”

Durante 400 años Palestina formó parte del imperio turco otomano. En 1917, fuerzas británicas entraron a Jerusalén y la convirtieron en capital del Mandato Británico sobre Palestina y Transjordania. Los pueblos árabes, por su parte, fundaron estados independientes lo que provoco conflictos con el movimiento sionista. La situación se agudizó debido a la ambigua actitud de la política de Gran Bretaña frente a judíos y árabes, que tratando de ganar el apoyo de ambos grupos en la Primera Guerra Mundial, prometió a los dos prestar apoyo.

A la postre la Sociedad de Naciones reconoció “la conexión histórica del pueblo judío con Palestina” y en 1947 la ONU aprobó la división de Palestina en dos estados, uno judío y otro árabe, así como la jurisdicción internacional sobre Jerusalén, ciudad santa para judíos, musulmanes y cristianos. El nuevo estado judío adoptó el nombre histórico de Israel, que en hebreo significa “pueblo de Dios”.

Entonces se intensificaron los conflictos entre árabes y judíos. Los extremistas judíos ataban aldeas palestinas y los palestinos armados hacían lo mismo con los asentamientos judíos. Los países de la Liga Árabe (Egipto, Siria, Irak, Líbano, Transjordania) expusieron su desconcierto e iniciaron la invasión del territorio israelí. Las fuerzas israelíes eran menores a las árabes pero la descoordinación de los árabes y el apoyo, en armas y equipos, que obtuvieron los israelíes de Checoslovaquia y Estados Unidos favorecieron a Israel.

Después vinieron estallidos de violencia que más bien parecen una sola guerra intermitente y con pausas; siempre por las mismas razones, pues uno y otro tienen peticiones que se contraponen:

¿Qué quieren los palestinos?

ü  Que Israel les permita tener un estado independiente y autónomo

ü  Garantías para que la nación palestina pueda desarrollarse económicamente

ü  Salgan las fuerzas de Israel de los territorios ocupados en 1967

ü  Se desmantelen los asentamientos judíos  de sus territorios

ü  Quede bajo su jurisdicción la zona este de Jerusalén, barrio musulmán

ü  Regresen los refugiados palestinos que se encuentran en otros países árabes.

¿Qué quieren los israelíes?

ü  Cesen los atentados terroristas contra la población civil judía

ü  Reconozcan el Estado de Israel

ü  Acepten los asentamientos judíos en los territorios ocupados

ü  No insistan más en el retorno de los refugiados palestinos

ü  Permitan que los israelíes mantengan cierto control sobre los territorios palestinos para asegurar sus fronteras

Esta situación ha creado una sensación de crisis perpetua que nadie parece estar dispuesto a finiquitar, y es que la situación geográfica de Israel es estratégica para mantener un equilibrio de fuerzas en Medio Oriente. En el conflicto árabe-israelí se enfrentan también los intereses políticos y económicos de los países occidentales, Estados Unidos a la cabeza, con los intereses regionales de los países árabes. El control de las reservas petrolíferas de Medio Oriente es uno de los asuntos que se dirimen a través de este conflicto.

La Franja de Gaza, un estrecho trozo de terreno de 40 kilómetros de largo que se extiende por la costa mediterránea entre Israel y Egipto, era una provincia de lo que se conocía como Palestina durante el Mandato Británico (1917-1948). El conflicto de la Franja de Gaza que inicio el 27 de diciembre del año pasado, es llamado “Operación Plomo Fundido por las Fuerzas de Defensa Israelíes, es una ofensiva militar precedida por una campaña de bombardeo aéreo sobre la Franja de Gaza (Territorios Palestinos). El objetivo es mermar la infraestructura de la organización Hamás, pero la población civil se está viendo afectada, a tal grado que ya se califica como “Masacre de Gaza”. Los israelíes superan enormemente a los palestinos en armamento y fuerzas armadas, por eso muchos palestinos consideran que el terrorismo es la única alternativa que tiene su pueblo para luchar por la autodeterminación; mientras que Israel considera sus acciones militares como un acto de legítima defensa.

Ya no se puede ni se debe seguir cruzado de brazos ante el atropello de Israel al derecho internacional. Cierto, los judíos han sufrido y han sido víctimas pero se han sobrepasado en sus respuestas, Israel no puede continuar con la barbarie contra Palestina y los palestinos deben buscar  un camino para la coexistencia.

El conflicto entre árabes e israelíes ha trascendido a la violencia, pues las partes buscan que sus metas sean alcanzadas y desafortunadamente al parecer han incluido en ellas la humillación y la derrota del otro, los pocos destellos que han existido en la región de voluntad política para poner fin a esta guerra, parecen apagarse por el odio y la venganza.

Publicado en Diálogos de Puebla, número 31, revista de corte político y social, tiraje:10,000

~ por angymon82 en febrero 9, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: